Mitos y Realidades de las ventanas de aluminio vs PVC

Al seleccionar aberturas, surge una pregunta recurrente ¿Qué es mejor: Ventanas de aluminio o PVC? En muchos casos la decisión corresponde a información incompleta o mitos relacionados con ambos materiales. Exploremos este tema y despejemos dudas.

¿Cuál es la mejor ventana?

1. La que más ahorra a corto plazo

En el ahorro energético influyen muchos más factores de los que habitualmente nos indican. Existe una tendencia centrada en resaltar que elegir un marco de ventana fabricado en aluminio es una desventaja, debido a que transmite más el frío o el calor, y que por ello elegir un marco que no sea de metal aumentará considerablemente el ahorro. Esta afirmación es, simplemente ¡FALSA!

De acuerdo con el estudio "Determinación de la importancia de los factores de influencia de una ventana en la demanda energética de un edificio" -realizado en España por Tecnalia-, siempre se obtendrá un ahorro al cambiar las ventanas “viejas” por unas nuevas. ¿Cuánto? En primer lugar, dependerá de la zona en donde estemos. En zonas cálidas podremos ahorrar al menos un 16%, y en zonas frías al menos un 19%.

¿De qué elementos de la ventana proviene el ahorro?

Si estamos en una zona cálida, lo más importante será:
- Factor Solar del vidrio: 64%
- Transmitancia térmica del vidrio: 22%
- Infiltraciones de aire: 13%
- Transmitancia del marco: 1%

Si estamos en una zona fría, lo más importante será:
- Transmitancia térmica del vidrio: 62%
- Infiltraciones de aire: 27%
- Transmitancia del marco: 7%
- Proporción marco-vidrio: 4%

Conclusiones sobre el ahorro energético:
Cambia tu ventana por una de aluminio con RPT porque:

  • Conseguirás un ahorro energético a corto plazo prácticamente igual al obtenido con PVC.

  • A medio y largo plazo, el aluminio garantiza mantener intactas sus cualidades, lo cual impide que se deforme y se produzcan, por ejemplo, infiltraciones de aire, un factor que SI afecta muy negativamente en el ahorro energético.

 

2. La que más ahorra a largo plazo
Usemos el sentido común. ¿Qué ventanas nos permiten ahorrar más con el paso de los años?
Evidentemente las que mejor envejecen y no pierden sus cualidades. ¿Cuáles podrían mantener mejor sus cualidades, las ventanas de PVC o plástico que necesitan, por ejemplo, un refuerzo para sujetarse? ¿O las ventanas de un metal resistente como el aluminio? Está claro, una ventana de aluminio dura más manteniendo intactas sus bondades, de hecho, edificios tan emblemáticos como el Empire State Building de Nueva York son el claro ejemplo de la durabilidad de las ventanas de aluminio.


3. La más duradera
La duración del aluminio es, simplemente, incuestionable. Como ejemplo, las ventanas del emblemático Empire State Building de Nueva York se han conservado intactas, manteniendo sus excelentes cualidades con el paso de los años.
Si quieres que tus ventanas duren, y lo hagan manteniendo intactas sus cualidades, elegí aluminio.


4. La más resistente
El pvc es un plástico, y por lo tanto su resistencia es muy limitada. De hecho, necesita un refuerzo interior, normalmente de acero, para no doblarse.
El aluminio es, sin embargo, muy resistente, lo cual lo convierte en un material perfecto tanto para tus ventanas como para usos muy diversos en otros productos que nos acompañan diariamente: chasis para coches, móviles, trenes, barcos, etc.

 

5. La más versátil
Otra cualidad donde el aluminio es superior al PVC es en la versatilidad. El aluminio permite hacer todo tipo de formas, se puede malear hasta adoptar el diseño buscado. Además, ofrece una amplísima gama de colores en decoración, usando para ello tanto el anodizado como el lacado.

 

6. La mejor ventana en caso de incendio
El aluminio, por sus cualidades, es capaz de soportar altas temperaturas en caso de incendio, lo cual aporta una mayor seguridad para ti y tu familia.

¿Cómo se comportan el aluminio y el PVC ante el fuego?
https://youtu.be/eHy1PTgoFfw

En cuanto a la seguridad ante gases tóxicos, el aluminio también sobresale. Según un estudio efectuado por Gaiker centro tecnológico, y cuyo contenido total se puede consultar en el enlace ubicado al final de esta explicación, en caso de incendio, el aluminio no desprende ninguna de estas emisiones tóxicas que emite el PVC:

  • Clorobenceno
  • Benceno
  • Etanol
  • Etileno
  • Formaldehido
  • Etano
  • Metano
  • Ácido clorhídrico
  • Dióxido de Azufre

La emisión de humos es notable en el caso del PVC:

(VOF4 =1886)

El aluminio, simplemente, no emite humos:

(VOF4 = 1)

Enlace al estudio completo: https://www.asoc-aluminio.es/support/pdf/Estudio_Gaiker.pdf


7. La más sostenible
Un producto o material sostenible es aquel cuya producción puede mantenerse en el tiempo sin afectar su disponibilidad futura Mientras que el aluminio procede de la bauxita, uno de los elementos más abundantes que existen en nuestro planeta, y por lo tanto es 100% sostenible, el PVC procede del petróleo, cuyas reservas se estima que se acabarán en un plazo no superior a 50 años. 
Además es también más reciclable. Casi la totalidad de los productos de aluminio pueden ser reciclados repetidamente sin perder el metal su calidad y propiedades. Además los recortes que surgen durante el proceso de fabricación de una ventana pueden ser recuperados para otros usos, lo que no ocurre con el PVC. 
La utilización de metales reciclados ahorra energía y preserva los recursos naturales. Es por eso que el creciente uso del aluminio reciclado en diversas aplicaciones le da el reconocimiento de metal verde. El 75% del aluminio producido está actualmente en uso productivo. Por el contrario, el PVC no puede ser reciclado infinitas veces y sus cualidades no se mantienen intactas, de hecho, no se pueden fabricar ventanas de PVC a partir de producto 100% reciclado, como indica la norma europea de perfiles de PVC, la EN 12608, bajo la cual se fabrican estos productos. Esta norma rechaza expresamente el uso de cualquier tipo de PVC reciclado en la superficie exterior de los perfiles. Prácticamente no se recicla.

Más información aquí: https://eppa-profiles.eu/activities/regulatory-affairs/reach/


8. La que más protección ofrece ante robos
Como es lógico, un cerramiento de aluminio aporta mayor seguridad, gracias a su dureza y resistencia. La protección se incrementa si a esto se suma la correcta elección de los accesorios de acuerdo a los requerimientos específicos de cada ventana.

La información de esta sección fue obtenida del sitio www.lamejorventana.es