¿Por qué es importante la durabilidad de una ventana?




En los sistemas de carpintería, la durabilidad depende del material utilizado en la fabricación de la ventana. Es decir, hay que evaluar cómo se comporta el material ante las inclemencias ambientales y el paso del tiempo, su resistencia, coeficiente de dilatación y el tipo de mantenimiento requerido para conservar sus cualidades.


Elegir aluminio garantiza que las aberturas tengan la más alta performance a lo largo del tiempo, ya que los cerramientos no se corroen ni se deterioran, ni se ven afectados por la radiación ultravioleta. Además, su reducido coeficiente de dilatación, le proporciona una estabilidad al marco que evita desajustes en la estanqueidad y el nivel de aislamiento acústico y térmico. Adicionalmente es un material con un bajo peso específico, lo que le permite tener una gran resistencia con un menor peso. 

Otra de las características muy buscadas en una ventana es que no requiera de grandes cuidados, requisito que el aluminio cumple a la perfección. El mantenimiento que necesitan las ventanas de aluminio es mínimo, basta limpiarlas dos o tres veces al año, empleando agua limpia, trapos de algodón y un poco de jabón líquido.

Lo que hay que revisar en cualquier tipo de ventana es el ajuste de los accesorios para asegurarnos que cierre correctamente, dado que puede haber deslizamiento de felpas o burletes y sea necesario ajustar o cambiar cierres, rodamientos, etc.

Cuando elegimos una ventana de aluminio, tenemos la garantía que las prestaciones de la misma van a durar a lo largo de todo su ciclo de vida ya que desde la propia condición de metal, su duración es superior a la de otros materiales. Hay ejemplos de obras de arquitectura que refuerzan su incuestionable propiedad de durabilidad, a través de ventanas de aluminio instaladas hace décadas que mantienen intactas sus cualidades, aún en climas marítimos por ejemplo. Un ejemplo famoso a nivel mundial es el Empire State Building de Nueva York, que ha conservado las cualidades de sus ventanas intactas por más de 70 años. 

Elegir la mejor ventana con las mejores prestaciones asegura no realizar el cambio durante muchos años, incluso que dure toda la vida. Por eso es importante preferir la más eficiente en todos los aspectos.

  


Te recomendamos leer también: