Múltiples acabados para el diseño con ventanas de aluminio

La industria del aluminio ha evolucionado en los últimos años para ofrecer una amplia variedad de acabados y tonalidades en las ventanas de aluminio que se adapten a distintos tipos de ambientes y preferencias decorativas.

 

La elección comienza por dos grandes clasificaciones, los acabados anodizados –un recurso exclusivo del aluminio, que incluye diversos colores, satinados y pulidos- y los acabados pintados, donde se puede lograr una infinidad de tonalidades, texturas y hasta símil madera o doble vista.

 




Anonizados

El acabado anodizado, se logra como un atributo exclusivo del aluminio, a través de un proceso electrolítico que permite la obtención de una gran variedad de colores metalizados.

Los colores más solicitados son el anodizado natural (gris aluminio), el peltre y el negro, preferidos por los arquitectos por su imagen de modernidad , versatilidad dado que combinan con todos los estilos de diseño. El elegante oro, el champagne o los tradicionales bronces en claro, medio u oscuro, son colores muy requeridos y combinables también.

A su vez, los anodizados permiten optar por diversos espesores para lograr una excelente resistencia al desgaste, a los rayos solares y a otras inclemencias climáticas. Lo normal son los marcos anodizados entre 10 y 15 micrones, y llegan a 20 y hasta 25 micrones para ambientes marinos, como puede ser una casa frente al mar.

Las ventanas con terminados anodizados, admiten además diferentes terminaciones superficiales, como satinado, pulido  también llamado pulido o lijado mecánico, que es una terminación muy pareja, y pulido brillante, que luce como el acero inoxidable o el bronce.

 

Acabado pintado

El segundo grupo de acabados son las ventanas con marcos pintados, de los cuales encontramos:

Colores lisos
Pueden tener acabado mate, semimate o brillante, con una amplia variedad de colores, en ventanas, los más usuales son el blanco, negro o marrón y también en amplia gama de grises.

Microtexturados
Brindan un acabado con textura con  una variedad inagotable de combinaciones, desde efectos rústicos hasta minimalistas o tecnológicos y en gamas de gris aluminio, negro, marrón, etc.

Símil madera
Otorgan el atractivo visual de la madera, con vetas como roble, cerezo , nogal y varias terminaciones según planta de pintura ; pero con todas las ventajas de durabilidad del aluminio. 




Ventanas con doble vista o bicolor

Los perfiles con Ruptura de Puente Térmico -RPT- además de las ventajas de aislación térmica, que ofrecen, permiten la elección de un perfil interior y exterior de distinta terminación. Es un recurso muy valioso, por ejemplo, para la restauración de edificios patrimoniales donde se deben conservar las fachadas con su color original, pero hay que actualizar las tecnologías de las aberturas y se desea otro color y terminación en el interior.

En obras nuevas permite trabajar libremente una estética interior y exterior diferente.


Mínimo mantenimiento

La pintura de las carpinterías de aluminio permanece inalterable a través del tiempo, no se necesita repintar, requiere de mínimo mantenimiento. Aquí nos referimos a la limpieza necesaria para quitar todos los productos de la polución atmosférica que le hacen perder brillo.

En conclusión, solo las ventanas de aluminio permiten elegirse a partir de una infinita gama de posibilidades de acabados, en cuanto a colores y anodizados, y desde sus texturas, satinados, brillos y pulidos.

Podemos decir que el aluminio es una excelente herramienta para dar rienda suelta a tu imaginación y, gracias a su versatilidad, será tu mejor aliado para darle ese toque genuino a cada uno de tus espacios y fachadas.



Te recomendamos leer también:

Cinco atributos de diseño para elegir ventanas de aluminio
Beneficios de la Ruptura de Puente Térmico en las ventanas de aluminio