La construcción sustentable exige ventanas más eficientes

La creciente concientización sobre el cuidado del medio ambiente, sumado a  consumidores cada vez más exigentes y socialmente responsables, están modificando los servicios y productos de las distintas industrias. El sector de la construcción, teniendo en cuenta que los edificios consumen un tercio de la energìa del planeta y emiten gases a la atmósfera en las mismas proporciones por calefacción y refrigeración principalmente, fue una de las pioneras en emprender la búsqueda de eficiencia energética a través de soluciones y sistemas constructivos sustentables. Asimismo los  materiales deben ser nobles, durables, livianos y reciclables y en este sentido, el aluminio vino a dar respuestas a estas crecientes demandas, convirtiéndose en un material por excelencia para la construcción sostenible. 

Los empresarios desarrolladores de vivienda y los arquitectos ya tomaron nota sobre el interés creciente que tienen los consumidores por el ahorro energético, impulsado por el aumento sostenido de las tarifas de electricidad y gas así como por la preocupación ambiental. En una vivienda, dado que las ventanas son responsables del 20% de las pérdidas o ganancias térmicas, representan uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de emprender una construcción para lograr la máxima  eficiencia energética. Por ello, con una mínima inversión adicional en aberturas de aluminio de alta prestación, se logra un fuerte diferencial en ahorro energético, la mayor durabilidad con el menor mantenimiento y un notable aumento en la percepción de valor de un inmueble, representando una óptima relación entre inversión y amortización en el tiempo. 

Para un buen aislamiento térmico del hogar, es vital que las aberturas sean herméticas, es decir, que tengan la cualidad de cerrar perfectamente garantizando un sellado efectivo contra el aire, agua, polvo y contaminación. En invierno, la hermeticidad evita pérdidas de temperatura, y en verano ayuda a mantener la refrigeración, lo que contribuye a un mayor ahorro energético. El grado de impermeabilidad depende de la calidad y correcto funcionamiento de los elementos que componen la ventana: marco, vidrio,herrajes y accesorios. Las ventanas de aluminio de alta prestación logran excelentes resultados de aislación termo acústica y adicionalmente, limitan la posibilidad de condensación. Para las viviendas expuestas a condiciones climáticas muy exigentes, existen aberturas con hojas de doble y hasta triple vidriado hermético –DVH- y marcos de aluminio con sistemas de Ruptura de Puente Térmico -RPT-. El vidrio representa la mayor cantidad de superficie de una abertura, por lo tanto es imprescindible elegirlo bien. Los ahorros de consumo se logran así tanto en invierno como en verano, con menor gasto de equipos de aire acondicionado, estufas o radiadores. Estos porcentajes de aislamiento térmico se traducirán en un ahorro constante en la factura de consumo energético. Se utilizan también accesorios de alta calidad, que brindan condiciones inmejorables de deslizamiento, giro, apertura, cierre, a través de herrajes, bisagras, ruedas y burletes. Por ello, los accesorios son un aspecto crítico en la calidad de la ventana. El sistema formado por aluminio, vidrio, accesorios y burletes de calidad, otorgan a la ventana las cualidades de hermeticidad, permitiendo aislar la temperatura, así como evitar las filtraciones de aire y agua.


Etiquetado de Ventanas exteriores


Asimismo, con el objetivo de promover mejoras en la climatización de las viviendas, este año la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Secretaría de Gobierno de Energía, en colaboración con la Cámara Argentina de la Industria del Aluminio y Metales Afines (CAIAMA), la Asociación Argentina del PVC (AAPVC) y la Cámara Argentina del Vidrio Plano (CAVIPLAN), presentaron la herramienta online de Calificación y Etiquetado de Carpintería de Obra -ventanas exteriores- que permite calcular la clase de eficiencia energética de las aberturas  conforme a la norma IRAM 11507-6/2018. Su principal objetivo es informar al consumidor sobre el comportamiento energético de las ventanas y qué tipo de ventana conviene colocar en una casa, según el tipo de región en la que se encuentre y teniendo en cuenta otros factores como orientación, aislación, entre otros. Este nuevo sistema de etiquetado de ventanas contribuye a reducir el consumo de energía y es útil para el usuario a la hora de elegirlas o cambiar las existentes, ayudándolo a optar por opciones más eficientes, con información verificada por entes reguladores. Esta calificación se realiza tanto para modo calefacción como para refrigeración en las distintas zonas del país. La Etiqueta es una herramienta que ya se encuentran utilizando los fabricantes de ventanas y les permitirá conocer el comportamiento que tendrá las aberturas en lo que respecta a su eficiencia energética. Cabe destacar que el factor con mayor incidencia en la eficiencia energética es el vidrio, dado que ocupa la mayor superficie, por lo cual resulta vital evaluar según las condicionantes de clima, elegir el adecuado tipo de hoja con Doble Vidriado Hermético, por ejemplo.


Cabe destacar que el aluminio es uno de los materiales más reciclables del mundo, con una tasa de de recuperación de sus perfiles del 95% al final de su vida útil, sin merma de sus cualidades y la energía que precisa su proceso de reciclado apenas alcanza el 5% de la energía que fue necesaria para producir el metal inicial. De hecho, un tercio del consumo mundial del aluminio proviene del reciclado. Además, dada su cualidad de durabilidad, más del 70% del total del aluminio que se ha fabricado en el mundo en sus 125 años de historia industrial, sigue actualmente en uso. Además, durante toda su vida útil el aluminio se mantiene uniforme y no genera emisiones de ningún tipo al ambiente. Asimismo, cabe mencionar que las ventanas de aluminio aislantes logran exigir menos a los equipos de gas y AA, generando una menor emisión de CO2 a la atmósfera.La durabilidad del aluminio es incuestionable. Logra que las aberturas tengan la más alta performance a lo largo del tiempo, sin necesidad de mantenimiento. Los cerramientos de aluminio no se corroen ni deterioran, ni los afectan los rayos UV, lo que garantiza una ventana para siempre.

Finalmente, con el objetivo de generar una mayor conciencia ambiental tanto en usuarios finales como el la industria de la construcción, la Cámara Argentina de la Industria del Aluminio y Metales Afines -CAIAMA- impulsó la campaña “Siempre Aluminio”, donde se dan a conocer los principales atributos y de las ventanas de aluminio que contribuyen al cuidado del medio ambiente. Más información en www.siemprealuminio.com